Cuando alguien te quiere de verdad, no te hará daño. Y si lo hace lo veras en sus ojos, estará sufriendo también.

(Fuente: aquigabo)